In treatment

“He sido un hombre afortunado; en la vida nada me ha sido fácil”.

(Sigmund Freud)

Lo mío no es de serie, es un problema de rodaje. Muchos kilómetros frenando sin usar el motor. Al final es como una metástasis, acaba afectando a la caja de cambios, al embrague, al comprensor del aire acondicionado…y así hasta que se expande al resto de los órganos del bólido.

Llevo años intentando controlar mi mente, pero ella va a su puta bola. Es antisistema.

La química sólo es una tirita que te ponen para tapar la herida, pero en cuanto te la arrancas, la pupita sigue ahí, y ahora tiene pus. Hay que desinfectar primero y cicatrizar después, es de manual coño!.

Todo es muy obvio si te paras a pensar. Demasiado.

Así que… he llamado a la puerta de la sofrología con cierto escepticismo, y me ha abierto tímidamente la panacea. (No puedo con el kiwi cuando me pongo deep).

La terapia no es sobreactuada, el yoga requiere de mucho más “acting”. Aquí no hay show. No hay tiempo para alardes.

La mente está ocupada escuchando y llevando a cabo los ejercicios dictados, a su ritmo. A veces obedece y otras se rebela, pero al final consigues desactivarla para dirigir tú la nave. Es una sensación poderosa y excitante, al menos para un persona que suele llevar el piloto autómatico…

Me gusta mucho C. porque dosifica con maestría las conversaciones. Tiene rollo. No habla, dice cosas. No escucha, analiza. Me provoca para que vomite todo el background pero sin convertir la sesión en un telefilm cutre de mi vida. Me enseña para que le siga escuchando.

No hay trincheras. Ninguna mesa de por medio, sin diván, sin diplomas ni láminas de Escher. Sólo luz tenue y un plasma de 72″ de LOEWE.

Ahora tengo armas para defenderme. Si me duele algo, muevo un dedo de arriba a abajo. En unos minutos me doy cuenta de que no siento molestia. Lo he hecho yo. Bang-bang!. Todavía estoy tirando con la colt, aún es pronto para el lanzagranadas. Mucho retroceso. Hay que entrenar. Piano, piano.

De momento duermo mejor. En las terapias ha ido introduciendo algunas consignas para relajarme, pero no las compartía. Ha costado dar con una que no pudiese cuestionarle: “Nuestra mente es la evolución de millones de años”. Eso sí lo puedo verbalizar. No hay conflicto con la ciencia. Y en eso estoy…

Fagocitando miedos.

Publicado en Música, Personal, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , | 7 comentarios

Apocalypse now

“Utilizo a Wagner… ¡Saca de quicio a los vietnamitas!
Pon la guerra psicológica…Comienza el baile”

(Apocalypse now)

Domingo. Llego a casa después de inventarme cosas que hacer para no estar encerrada. Hace calor (como de costumbre en estos últimos 5 meses). Intento que no me afecte y enciendo el ordenador. Pongo música y “mode” asceta “on”.

Me duele la espalda y me toca tumbarme. Más calor. Me vienen a la mente ráfagas de Apocalypse now. Empiezo a flipar…

Escucho los helicópteros del Noveno batallón de Caballería, bombardeando el poblado vietnamita, con la “La Cabalgata de las Walkirias” de Wagner, de fondo. Acojonante. Recuerdo a Martin Sheen en su catre, sudando, mirando fijamente ese ventilador mientras se funde con esos helicópteros.

Puto calor. Debería ser un atenuante a la hora de cometer atrocidades. Debería ser un arma prohibida en una guerra psicológica. Para alguien que intenta resurgir de sus cenizas, esto es un obstáculo. La mente con el calor se atrofia, la mía al menos, sí.

Tengo ganas de calcetines gordos, de pijamas de algodón, de esos anacrónicos jerseys de lana de ochos, de mantas zamoranas, sopas de ajo, de setas, de lluvia, de esos paseos por Madrid con un buen abrigo y unas gafas de sol. Wow. Apetece.

He dejado los caprichos, pero los vicios, no. Y sigue haciendo calor…

Publicado en Música, Personal, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , , | 5 comentarios

Un día de furia

“He dejado atrás el momento de la duda. ¿ Sabes cuando es eso ?, es el momento de un viaje en que es más largo volver al punto de partida que llegar al final”.

(Michael Douglas en “Un día de furia”)

Y yo estoy más cerca del final.

Me gusta esta peli, “Un día de furia”. No es que tenga un reparto extraordinario, ni una fotografía evocadora, ni siquiera está entre mis films fetiche. Pero el argumento es cercano a la realidad, en seguida empatizas con el protagonista, porque tú te has sentido así. Cada vez que tengo un mal día porque me tocan los cojones, en seguida recurro a ella.

Va de un tío (M. Douglas), que tiene un desequilibrio que no se manifiesta en situaciones cotidianas, pero que tras sufrir un día lleno de contrariedades, su furia le aleja de ser ese hombre inofensivo y pasivo que aparenta, para transformarlo en alguien con agallas y  un ser peligroso para la sociedad. Yo diría peligroso para los antisociales, para los deshumanizados, para los tocacojones.

Empecé este blog con humor (negro, ácido), pero con humor. A veces releo  posts y veo un detrimento claro en mi habitual tono. Quizás no sea detrimento, puede que sólo sea una carencia de optimismo, o de esperanza. No hay salto de fe. Ya no.

Me pasan cosas desagradables e injustas a menudo, y eso agota. Hay que luchar contra los problemas, intentar resoverlos, mantenerlos lejos, evitar que te afecten, disfrazarlos, seguir adelante, combatir la desidia, trabajar, sonreir, relativizar…Mucha plancha.

Y llega un momento en que ya tienes el culo como un mandril, y te escuece. Ya te han petado tanto el cacas, que te da igual todo. En mi caso es contraindicado. No pienso en las consecuencias de nada de lo que pueda acontecer después de que alguien más me toque la peineta. Y confieso que he tenido momentos estelares, pero el que me lanzará a la portada de un periódico sensacionalista, está por llegar. Lo noto.

No entiendo las “normas”.  No alcanzo a comprender por qué en Urgencias un chico se está desangrando y tiene que hacer cola para que le atiendan sólo porque los turnos, van por orden de llegada. Sólo, porque son las normas. (Hospital La Paz)

Si hay normas debería haber excepciones ¿no?.

Esta semana vi como 4 grúas se llevaban en manada los coches aparcados en zona de descarga. Os aseguro que no molestaban y había sitio como para que aparcasen 8 furgonetas. ¿Es legítimo? Sí, porque las “normas” lo avalan, pero…si no entorpecen el tráfico y nadie los ha denunciado…¿Sigue siendo lícito?. También. Pero es injusto.

En definitiva, que cualquier día hago como Douglas,  pillo una recortada… y a ver quién es el primero que me alegra el día, como a Harry el Sucio.

Yo promuevo mi propia #spanishrevolution

Cuidao conmigo.

Publicado en Anécdotas, Personal | Etiquetado , , , , , , , , | 5 comentarios

Putas

“El conocimiento mata la acción, es preciso el espejismo de la ilusión.”

(Nietzsche)

No voy a hablar de putas. Porque todos somos putas. Ha sido un ardid para atraeros a este post. Una estrategia, porque de eso va la vida: de estrategias.

El amor no es el motor del mundo, ni el poder, ni el dinero…

Lo que mueve a la humanidad es la ilusión.

– Esa quinceañera que besa a su almohada porque acaba de recibir un sms del chico que le gusta.

– Ese anciano que sabe que mañana tiene torneo de mus y el premio es una ordinario trofeo que ha encargado el dueño del bar.

– Ese joven que mañana tiene una entrevista de curro, en la empresa en la que siempre soñó trabajar.

Todos ellos tienen un nexo común: El deseo.

Ella le desea a él. El viejo desea ganar. El chico desea ese trabajo. Y los tres utilizarán estrategias para conseguir lo que anhelan. Lo quieren porque lo sueñan. Es la ilusión lo que les hace actuar. Es esa sensación de felicidad sobreactuada, el corazón bombeando con brío, un suspiro acabado en sonrisa. Eso engancha. Es un buen pedo. Buena mierda.

Sabemos lo que podemos soñar, y un día, satisfacer. Sabemos cómo conseguirlo. Puro Marketing.

Sabemos lo que imaginamos y no podremos alcanzar. Sabemos dónde está el umbral de la oportunidad.

Somos yonkis de la fantasía y abstemios de la ficción.

Publicado en Música, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , | 3 comentarios

Manual de instrucciones

“Es preciso elegir entre amar a las mujeres o conocerlas”

(N. Chamfort, moralista francés)

Una chica a veces sólo quiere sexo.

Una chica a veces quiere sexo, pero también quiere amor.

Una chica, a veces, sólo quiere que la abracen.

¿Cómo un hombre puede diferenciar las pretensiones de una mujer?

A) Chica quiere sexo: Busca tu mirada. Te guiña el ojo. Te habla al oído. Te magrea. Camina con garbo. Se muerde el labio cuando la miras en señal de que te desea. Al pasar por tu lado se roza contra tu miembro. Probablemente acabe sus insinuaciones para  proponerte sin miramientos, escaparos a un sitio más tranquilo. O puede que se haga de rogar para que seas tú el que mueva ficha. Se sentirá deseada y eso la excitará más. Si todas estas señales se cumplen: ve a por ella.

B) Chica quiere sexo y amor: Tiene conversaciones infinitas contigo. Sonríe mientras te escucha. Se torna dulce, sumisa. Bromea contigo. Os enviáis mensajes desde hace tiempo. Flirtea contigo sin excederse. Por la noche y con unas copas, su cariño se volverá felino, intentará que también descubras su lado sexual. Pero recuerda…querrá más que un polvo. Si no quieres problemas, mejor escabúllete de la tentación. Es posible que no te de la oportunidad de hablar antes sobre sus intenciones y expectativas. En ese caso te acostarás con ella. Y estarás jodido, porque querrá más. Querrá paseos, ir al cine, presentarte a su familia, gritar a los cuatro vientos que estáis juntos…Se sentirá humillada y utilizada. Puede hundirte. Si este comportamiento se acopla a la realidad: Habla claro si no quieres una relación o lánzate a la piscina y conquístala.

C) Chica no quiere sexo ni amor: Estará ebria. Vacilará contigo y con el resto. Brindará contigo y con el resto. Te dirá que eres un buen tío como al resto. Bailará sóla. Estará eufórica. Será espontánea porque no tiene que darle cuentas a nadie. Porque ama su libertad. Será intensa en su discurso. Porque no tiene que cautivar a nadie. Olerás su soledad. La seducirás. Te mostrarás como un tipo formal. A ella le gustará. Harás que se sienta especial. Le gustará. La abrazarás. Le gustará. En un par de chupitos estará lo suficientemente débil, como para volverse consentida. No serás capaz de despedirte de ella.  Y le pones ojitos. Ella quiere “dormir” (cuando utilizamos el término dormir es que sólo queremos dormir, si no utilizaríamos la palabra follar), abrazada a ti. Comprendes que tienes suerte de que te haya dejado acercarse. Se defiende bien. Es huidiza. Y te bloqueas.  Si esta situación se reprodujera en tu vida: Déjala ir. Es lo que tienes que hacer. Este arquetipo de fémina…es de las que enajenan a un hombre.

Observando y analizando cómo está últimamente el arte amatorio…me he dado cuenta de que los hombres están desorientados. No se les puede tratar como hijos tontos. Tienen que despertar. No los maleduques.

Juro que no trabajo en Cosmopolitan Ragazza ¿Super Pop?.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Genius Bar

“Tenga un criterio de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un entorno en el que se espera la excelencia”.

(Steve Jobs)

Qué gran sensación cuando, inesperadamente y contra todo pronóstico, algo te sale bien.

Debe ser cosa de la energía, pero llevaba tiempo con problemas en todo tipo de aparatos electrónicos: la lavadora no centrifugaba, la tdt se averiaba, el airport del Mac dejaba de funcionar, el televisor moría, los relojes se paraban, la nevera no enfriaba, el Iphone 3GS petaba cuando actualizaba el Itunes…

Decido pillarme un Iphone 4 y, debo ser de las pocas, a las que le toca uno defectuoso.

Con este curriculum como para trabajar en la planta de Electrodomésticos de El Corte Inglés.

A pesar de todo, puse todo mi esfuerzo en ir arreglando todos estos artilugios del infierno. Y lo he conseguido, aunque hubo momentos duros. Como con el iphone y el Mac. Y los dos  por un nexo común: TIMOFÓNICA.

Al haberme vendido un Iphone en mal estado en Movistar, fui a que me lo cambiaran. Tonta de mí, me comunicaron que tenía que dejarlo allí para pasar la incidencia al servicio técnico, enviarlo para que lo revisaran y que ya me llamarían cuando estuviese. No me hizo puta gracia, y se me notó, así que les dije que accedía a cambio de que me dieran otro iphone mientras tanto.

Como ya dije, “tonta de mí”, al negarse a mi práctico chanchullo, le planteé al borderline del dependiente que me dejase entonces un smartphone. Tampoco tuve suerte en esta “empresa”. Me ofrecían un teléfono sin conexión a internet y pelao. ¿Hola? ¿Hemos vuelto al pleistoceno? ¿Cuándo?.

Con el Mac también me desesperé, pero con el soporte técnico. Si pudiéramos escuchar esas llamadas que hacemos, recopilar los improperios, las salidas de tono, los gritos, la impotencia…

Decidí ir a la Apple Store del centro comercial Xanadú. Me daba una pereza de la hostia, pero “tenía” que conseguir que mi Iphone fuera fino y que el Mac lo diera todo con su airport, detectando redes como bancos de peces. (Antes hay que pedir cita para el Genius Bar del Apple Store, que es el lugar en el que los JASP jóvenes aunque sobradamente preparados, van resolviendo fugazmente los problemas técnicos de cualquier producto de la manzanita mordida.

Puntualmente me nombraron. Le expliqué los enigmas de la máquina. Le metió un palo por el culo al Iphone (no sé qué instrumento utilizó en uno de los agujeros del móvil). Me dijo que efectivamente era defectuoso. Sacó otro Iphone, me lo abrió, lo activó con mi tarjeta y hála, ya te puedes ir a tu casa, y sin pagar ni un euro. (Vale estaba en garantía).

Incrédula todavía y con las canillas temblando, me dirijí a la sección de protectores de pantalla. El “chico” me llamó y me susurró que no lo comprase. Cogió otro Iphone 4, pilló un cúter, y rayó la pantalla con ganas. “¿Ves?. Cómpralo si quieres, pero va a ser muy difícil que se te raye la pantalla”. Sonrió satisfecho y ahí me dejó…Flipando.

Con el Mac lo mismo, me atendió otra persona y en cero coma me configuró el airport de manera que no me diera problemas a pesar de los “verdes”. (Esta vez no tenía garantía y no me cobraron nada).

Muchos me habéis preguntado en twitter si era cierta esta experiencia religiosa. Yo sólo miento cuando digo la verdad. En serio. No miento. Dejo un vídeo con una demo casera. Podéis probarlo, no temáis…el deseo vence al miedo.

Publicado en Personal | Etiquetado , , , , , , , , | 4 comentarios

Changes

“Un cambio prepara otro”

(Maquiavelo)

Como una canción de Bowie. Más bien como el propio Bowie. Así ha sido el último mes: “Fuera del escenario soy un robot, pero cuando las luces se encienden…”las emociones salen a pasear, descuidadas, desprotegidas, desahuciadas, desperanzadas. Eso, ha producido alteraciones. Muchos cambios. Algunos ajenos a mis deseos, la mayoría. Unos pocos provocados, casi inducidos. Otros desencadenados por las circunstancias. Pero la mayor metamorfosis, la he sufrido en mi propia conciencia.

Podría mentar a Heráclito, que esto de que nunca te bañas dos veces en el mismo río es muy conceptual y da mucho juego, pero estoy escribiendo mi vida con canciones, así que prefiero poseerme por la experiencia de un zorro como Tom Waits, que dice algo así como que “no puedes dejar de estar en movimiento, ningún perro ha meado sobre un coche en marcha”. Y esa es la verdad. Estuve estancada, más bien secuestrada por obligaciones, deberes, cargas, compromisos…por principios. Los míos. No los he tirado, los he mutado.

Un día te levantas de mala hostia, sin motivo aparente, no tienes la regla.  Haces tu día mecanizada, programada, y en los momentos extrasensoriales, te das cuenta de que hay un por qué. Estás atada, y no te gusta. NADA.

En algún momento pinchas Rebel, Rebel de Bowie, porque te da subidón, porque la canción habla de ti, de lo que hay en ti. Y se produce una catarsis. Gorda. Heavy. Y en un mes lo cambias todo. Mudas la piel.

 

Me siento al borde de un precipicio. Contemplo el abismo. No tengo vértigo, pero debería.

Realmente cuando dejas de reprimirte no significa que hayas cambiado. Tú “yo” (???) simplemente despierta, ni si quiera eso. Se rebela. Hasta aquí.

Esto no ha acabado…”Un cambio prepara otro”.

Publicado en Personal | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

Fauna

“El gato no nos acaricia, se acaricia contra nosotros”.

(Jacquelyn Mitchard)

Cuando a un animal lo crías en cautividad, puedes llegar a convertirlo en una mascota adorable, con un instinto latente, pero adormecido.

Si a ese animal lo devuelves a su contexto natural y lo dejas en libertad…no esperes que la próxima vez que lo veas te vaya a lamer la cara si no es para arrancártela.

A las personas nos pasa algo parecido.

Cuando pasas de ser un perro fiel, sumiso y faldero, a ser un perro callejero, sin dueño, errante… Y entonces, alguien te encuentra, intenta volver a ganarse tu confianza. Te cuesta… Poco a poco vuelves a tener dueño. Y deprisa vuelves apaleado a la calle.

Yo me fui más lejos. Me fui a las montañas de Texas. Me convertí en pantera. Sin hábitat. En peligro de existinción. Una “Llanera solitaria”.

Es difícil volver a la cautividad tras tanta libertad, tras tanta soledad…

Sólo un jaguar puede estar con una pantera.

Quizás ya no pueda ser un pingüino. No lo sé. Pero “ahora” no soy capaz de compartir una madriguera, ni una cueva, ni un nido, ni una vida.

Puedo ser amiga, puedo ser compañera, hasta incluso puedo ser amante.

No sos vos, soy yo.

La soledad te deshumaniza. Pero por si acaso…aún no me sueltes la rienda.

Publicado en Personal, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Un baño, por favor

“Si me investigas a fondo me encontrarás detrás de mi bragueta”

(Paul en “El último Tango en París)

Esa película que no se puede olvidar. Para bien o para mal, “El último Tango en París” es provocadora. En mi caso, me sedujo. Esos diálogos grotescos, esas escenas bravas, sus personajes…tan inquietante uno, tan frágil el otro.

Me traslado a la secuencia del cuarto de baño. Jeanne está en la bañera, Paul sentado en el borde, le enjabona su joven cuerpo mientras ella, ladina e infantil intenta ponerle celoso enumerando las virtudes de su prometido. Acaba como siempre, siendo humillada por los comentarios obscenos y cruelmente realistas con los que la azota.

Ese contratse entre la delicadeza con que la trata, la atiende y esa brutalidad con la que le habla y la fornica…a mí, “a mí”, me produce una sensación intensa pero no desagradable, no pienso que sean la bella y la bestia. Los dos son bestias.

Es la “seguridad” del maestro contra la “curiosidad” de su pupila.

Cambio de tercio. Lo que realmente me gusta, es la ceremonia del baño. Todos tenemos una.

Esta me parece muy buena:

Agua ardiendo en un frío Domingo. Espuma. Mucha.

Bandeja con pan tostado y chorizo “La Fidalga”. Cerveza de trigo. Tazón de Kiwis y fresas. Cacachuetes de wasabi.

Ordenador estratégicamente colocado para poder ver la película de Pink Floyd “The Wall”.

Luces fuera. Un par de velas. Iphone en modo avión.

Play…

Hablando de Pink Floyd…se acerca el concierto de Roger Waters. Hay que mover entradas.

“El que non chora non mama”.

Publicado en Personal | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Divina Comedia

“La suerte es una flecha lanzada que hace blanco en quien menos lo espera”.

(Konrad Adenauer)

No he buscado la suerte, intenté esquivarla, pero ella me ha encontrado, y de momento, se queda a mi lado.

¿No os da vértigo cuando sentís que las cosas están funcionando?. Ya sabéis, ese estado de alarma que se dispara porque no es posible que todo vaya bien. La familia bien, el trabajo bien, la salud regular, el amor ahí ahí…Porque estás esperando el día en que todo se tuerza de nuevo. Porque llevas toda la vida saltando vallas…

Esa seguridad que te regala la quietud, son como superpoderes que te abrigan en la lucha contra los villanos. Es como la canción de Héroes del silencio: “…te sientes tan fuerte, que piensas, que nadie te puede tocar”.

Es sólo un espejismo, pero mola. Por eso sigo atenta. Como un gato cuando parece manso y en realidad está esperando el momento para arañarte. Sibilina espero que la fortuna me ponga los cuernos. Mientras tanto…gozo.

Tengo a Virgilio, a Dante y a Beatrice. Si se separan…estoy jodida.

También estoy poniendo de mi parte para que el flujo siga vivo. Estas cosas no se pueden dejar escapar aunque no tú no las llames. Esta vez no es una quimera. Muchos hemos estado en el infierno de Dante, y hemos saludado a Satán. ¿Cómo volvemos de allí?… ¿Y cómo descendemos otra vez?. Hay gente que nunca vuelve…

La vida es como una madre…a veces te castiga, otras, te premia.

 

…Divina comedia.

Publicado en Personal, Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario