Manual de instrucciones

“Es preciso elegir entre amar a las mujeres o conocerlas”

(N. Chamfort, moralista francés)

Una chica a veces sólo quiere sexo.

Una chica a veces quiere sexo, pero también quiere amor.

Una chica, a veces, sólo quiere que la abracen.

¿Cómo un hombre puede diferenciar las pretensiones de una mujer?

A) Chica quiere sexo: Busca tu mirada. Te guiña el ojo. Te habla al oído. Te magrea. Camina con garbo. Se muerde el labio cuando la miras en señal de que te desea. Al pasar por tu lado se roza contra tu miembro. Probablemente acabe sus insinuaciones para  proponerte sin miramientos, escaparos a un sitio más tranquilo. O puede que se haga de rogar para que seas tú el que mueva ficha. Se sentirá deseada y eso la excitará más. Si todas estas señales se cumplen: ve a por ella.

B) Chica quiere sexo y amor: Tiene conversaciones infinitas contigo. Sonríe mientras te escucha. Se torna dulce, sumisa. Bromea contigo. Os enviáis mensajes desde hace tiempo. Flirtea contigo sin excederse. Por la noche y con unas copas, su cariño se volverá felino, intentará que también descubras su lado sexual. Pero recuerda…querrá más que un polvo. Si no quieres problemas, mejor escabúllete de la tentación. Es posible que no te de la oportunidad de hablar antes sobre sus intenciones y expectativas. En ese caso te acostarás con ella. Y estarás jodido, porque querrá más. Querrá paseos, ir al cine, presentarte a su familia, gritar a los cuatro vientos que estáis juntos…Se sentirá humillada y utilizada. Puede hundirte. Si este comportamiento se acopla a la realidad: Habla claro si no quieres una relación o lánzate a la piscina y conquístala.

C) Chica no quiere sexo ni amor: Estará ebria. Vacilará contigo y con el resto. Brindará contigo y con el resto. Te dirá que eres un buen tío como al resto. Bailará sóla. Estará eufórica. Será espontánea porque no tiene que darle cuentas a nadie. Porque ama su libertad. Será intensa en su discurso. Porque no tiene que cautivar a nadie. Olerás su soledad. La seducirás. Te mostrarás como un tipo formal. A ella le gustará. Harás que se sienta especial. Le gustará. La abrazarás. Le gustará. En un par de chupitos estará lo suficientemente débil, como para volverse consentida. No serás capaz de despedirte de ella.  Y le pones ojitos. Ella quiere “dormir” (cuando utilizamos el término dormir es que sólo queremos dormir, si no utilizaríamos la palabra follar), abrazada a ti. Comprendes que tienes suerte de que te haya dejado acercarse. Se defiende bien. Es huidiza. Y te bloqueas.  Si esta situación se reprodujera en tu vida: Déjala ir. Es lo que tienes que hacer. Este arquetipo de fémina…es de las que enajenan a un hombre.

Observando y analizando cómo está últimamente el arte amatorio…me he dado cuenta de que los hombres están desorientados. No se les puede tratar como hijos tontos. Tienen que despertar. No los maleduques.

Juro que no trabajo en Cosmopolitan Ragazza ¿Super Pop?.

Anuncios

Acerca de hastaelkiwi

Aprendiz de todo, maestra de nada... Este será el púlpito desde el que predicaré, pero nunca con el ejemplo.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s