El Ritual

“Tengo dos problemas para jugar al fútbol. Uno es la pierna derecha. El otro es la pierna izquierda”.

(Roberto Fontanarrosa, humorista)

No me acuerdo cuándo fue la última vez, soy mala calculando fechas. Soy mala calculando.

Un Depor-Barça me pareció la excusa perfecta para volver a pisar Riazor, después de haber visto como Djukic fallaba aquel decisivo penalti ante el Valencia, que Bebeto no tuvo cojones a tirar. Después de ver a Makaay hacer vibrar un estadio. Después de vivir aquélla remontada contra el Paris Saint Germain, después de ver caer al Real Madrid tantas veces en el graderío blanquiazul, después de haber gritado e increpado a Diego Tristán hasta la saciedad (Tristón, “el cubatas”). Después de Arsenio, de Jabo, de Toshack

Durante el día te vas imaginando cómo se desarrollará el encuentro, y de paso…si dejará de llover a mares. “¿Lo suspenderán?”. “¿Quiénes están convocados?”. “¿Voy en coche o andando?”.

Y aquí empieza el ritual…

Llamada a los amigos para tantear quiénes van al estadio.

Bufanda nueva porque la que tenías ya te ha servido demasiadas veces como Kleenex y de babero con las copas.

– Parada en Munin para encargar los bocadillos de jamocito con su pan de boya untadito en tomate y oro líquido.

– Quedada en El Playa una hora antes del enfretamiento para calentar motores y llegar motivados.

– Saludos en los Vomitorios a los conocidos. En esta fase todos son sonrisas, hilaridad y pronósticos desafortunados.

Búsqueda de asiento. Pasar, sentarse, levantarse, dejar pasar, volver a sentarse, volver a levantarse…

– Búsqueda de un paisanín picaresco y profesional, que se ha cogido el periódico para compartir con los anormales que no hemos llevado nada para mantener el culo caliente y el asiento seco.

– Analizar los jugadores que están calentado. Hacer conjeturas. Devorar el bocata con una cerveza sin alcochol.

– Empieza el Match. Nervios. Yo, en silencio. Escuchando las burradas que dicen unos y otros. Descojonada por dentro y por fuera. Pensando que habría que verles a ellos jugar, entrenar o arbitrar. Me contagio. En el descanso, balance del partido y de nuevo conjeturas con los cambios. También reprochándote no haber llevado una mantita como la pareja de viejines que tienes al lado. Frío, pero se aguanta sí o sí.

– Fin del partido. A veces te vas con un buen subidón y otras con una gran decepción. En el primer caso te vas a celebrar la victoria. En el segundo te vas a celebrar la derrota. En ambos comentas las jugadas hasta que ya estás “entonado” y te olvidas de dónde has estado para centrarte en dónde estás.

Ahora mis comentarios desde la perspectiva de una aficionada, analfabeta del deporte madre español y neófita en crónicas deportivas…

Lotina…¿Quién coño es Saúl en el puto Deportivo de La Coruña? Yo te lo diré: Un cagón. Ante tanta expectación no puedes poner de titular a este chaval, que infundía mucha lástima viendo cómo le temblaban las canillas cada vez que “olía” el esférico. ¿Es que no querías que Valerón se mojara por si se ponía malito?. No tenías que haber esperado a la segunda parte para hacer ese cambio sóla y exclusivamente para no dar la razón a la afición y respetar tu puta mierda de estrategia.

Desmarets: vuelve a conducir autobuses.

Valerón, Manuel Pablo…Manda cojones que siendo los más puretas, fueséis los más reseñables.

Sacamos nosotros. Empezamos con fuerza. Prometía. A los 30 segundos perdemos el balón y a partir de ahí todo son despropósitos. No se puede jugar peor, parecíamos títeres manejados por niños, y eso que el Barça tampoco estuvo brillante. Sí 4 goles, pero con la punta de la polla.

Y menos mal que a los de Guardiola les faltaba Xavi, porque con él gobernando el barco hubiesen sido 8…

Es difícil lucirse entre tanto megacrack (hablo de la plantilla del Barcelona, claro), pero para mí alguien fue el jugador 10 del derbi: Abidal. Corrió como un negro, como lo que es. Siempre en su posición. Moviendo el balón hacia la ocasión de gol. Preciso, templado, concentrado…Me gustó.

Los taconazos de Iniesta…Me gustó.

Messi apareciendo de la nada…Me gustó.

La vacilada de Piqué…Me gustó.

El partido…Fue un coñazo. El Deportivo no corría lo suficiente. El Barcelona corría demasiado. Y juegan de la hostia hasta sin querer. Es lo que pienso. Es lo que os cuento.

Me gustan los rituales.

 

Anuncios

Acerca de hastaelkiwi

Aprendiz de todo, maestra de nada... Este será el púlpito desde el que predicaré, pero nunca con el ejemplo.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Ritual

  1. Pingback: Tweets that mention El Ritual | HastaElKiwi's Blog -- Topsy.com

  2. David dijo:

    Jejeje, es que el Barça es mucho Barça, juegan a otra cosa

  3. tania dijo:

    Hola

    Mi nombre es Tania y soy administradora de un directorio de webs/blogs. Me ha gustado mucho tu blog. Quisiera intercambiar enlaces. Puedo agregar tu blog en mi directorio para que así mis visitantes puedan visitarlo tambien.

    Si te interesa, escribeme a mi email

    Exitos
    Tania

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s